Hoy vamos a hablar de una saga con la que crecí, la que me lleno de fuerza y esperanza a lo largo de la historia.

Kratos, todos lo conocemos, ese bestia armado con dos espadas con cadenas. Es un encanto verlo abrir por la mitad a sus contrincantes..Pero ¿Qué a cambiado? ¿Qué le ha ocurrido al monstruo que conocemos? 

Cuando empecé el primer juego, la presentación del suicidio de un hombre al borde de la locura, ya me me imaginé un buen juego, una historia bien construida con muchísima información relacionada con el mundo griego. Pero claro, nos lo presentan como un campeón, un gran luchador con un pasado demasiado oscuro que nadie tiene porque soportar, y eso es lo que hace que muchos nos identifiquemos con él.

Kratos nunca ha dejado de sorprendernos con su brutalidad, con sus historias y todas las mentiras y artimañas que le han perseguido a lo largo de 6 juegos de ps2 y psp. Aunque a día de hora, con casi ya la segunda entrega de un Kratos más viejo, nos hemos dado cuenta de la introspección que ha tenido que realizar el personaje.

 

Después de la muerte de su familia por su culpa, de una venganza sin sentido donde acaba terminando con casi toda vida viviente en su territorio, nos lo presentan en un nuevo mundo, con nuevas criaturas y con un hijo. Sí, un hijo, que eso ya nos lo enseñaron con el trailer, pero también nos mostraron un Kratos más maduro, donde su ira y su maldición había podido controlarla a tal punto que formó una familia nueva lejos de su pasado.

Personalmente la premisa del juego es genial, poder ayudar a su recuperada familia, con un objetivo de amor y no de venganza, con alguien a quien cuidar y proteger y con la opción de enseñar a su hijo a que no cumpla sus mismo pasos.

Para quien no lo sepa a Kratos le persigue la maldición de su padre, Zeus, y quiere evitar que eso vuelva a ocurrir. Ya que en la última entrega de la trilogía, Kratos le dice a Zeus - El ciclo termina aquí - Justo antes de matarle. Frase que persigue a la familia del semidiós desde siempre. 

Volviendo a la historia del juego, podemos decir que la evolución del personaje era necesaria, y no solo eso, sino que hacía falta. Después de un montón de entregas donde el juego era solo aporrear botones, pues agradezco el cambio. He crecido con Kratos, jugaba y adoraba el matar y mutilar, pero al crecer, la historia se volvía aburrida y un sin sentido, por eso le hacía falta una limpieza de cara.

Al ser mayor y probar esta nueva entrega con la historia mejorada, el nuevo objetivo del juego y la evolución del personaje, me he dado cuenta de que mi juego favorito de Kratos va a ser este.

Y para finalizar, si no lo habéis jugado y conocéis el personaje, sigue siendo Kratos, descuartizando a sus enemigos, pero por un buen motivo, por proteger a su hijo.

Recomiendo jugarlo y compararlo con los anteriores, merece la pena.

Votos: 2Estrellas: