Recientemente en Provincia (una comuna de Santiago de Chile) se ha inaugurado lo que se conoce como ‘rage room’ o ‘sala de ira’ según su traducción al español, en donde las personas pueden acudir para desestresarse quebrando objetos. A pesar de que puede sonar un poco descabellada la idea, en otras partes del mundo estas salas son más comunes de lo que te imaginas. Si quieres conocer un poco más sobre qué trata, sigue leyendo.

¿Qué son las salas de ira?

Como puede intuirse por su nombre, las salas de ira son básicamente habitaciones en donde las personas acuden para destrozar diversos tipos de objetos, con el fin de liberar el estrés a través de esta práctica y soltar un poco la tensión que se acumula durante el día a día.

Los platos, televisores, botellas, y algunos accesorios de computadoras, suelen ser artículos bastante comunes que pueden encontrarse en estas salas. Eso sí, antes de llevarse a cabo el tiempo de desahogo en este ‘juego’ o práctica, las personas suelen equiparse con algunos elementos de seguridad (trajes especiales, al igual que guantes y botas) necesarios a fin de evitar el riesgo de salir lastimados.

A pesar de que en Chile se trata de algo innovador, este tipo de actividades se han llevado a cabo desde hace décadas en países como Estados Unidos y Canadá, siendo una forma de distracción bastante común para muchas personas.

¿Cómo es el proceso para acudir a este tipo de salas?

Por lo general, para asistir a este tipo de salas basta con llamar y realizar una reservación. Eso sí, resulta indispensable ser mayor de edad para poder asistir a las mismas. Una vez hecha la reservación, solo queda asistir el día apartado, y escoger desde los objetos que deseas romper, hasta la música que quieres escuchar mientras lo haces.

En cuanto a su precio se refiere, el mismo puede variar, aunque suele rondar aproximadamente entre 15 y 20 dólares por persona. ¿Tú qué opinas al respecto? ¿Te atreverías a vivir la experiencia de participar en una sala de ira?

Votos: 2Estrellas: